Autoclave para esterilización. ¿Qué es y para qué sirve?

El uso de un autoclave para esterilización se ha hecho algo fundamental en todos aquellos sectores profesionales e industriales donde la eliminación completa de microorganismos es indispensable para garantizar la seguridad en los servicios y la calidad de los productos.

Por eso, equipos como el Autoclave Lafomed que permiten esterilizar piezas y herramientas, se han establecido como uno de los métodos más confiables para el propósito de mantener una profunda limpieza en los equipos de trabajo o de producción.

Puesto que la esterilización busca destruir o eliminar todas las formas de vida microbiana, se trata de un procedimiento imprescindible en sectores como la medicina, donde la presencia de microorganismos puede comprometer la salud del paciente.

También, es uno de los principales equipos para esterilización en el sector de la belleza, donde del mismo que ocurre con la medicina, se utilizan herramientas que tienen contacto directo con la piel del cliente.

¿Qué es el autoclave en esterilización?

El autoclave es un dispositivo de esterilización que utiliza vapor de agua a una alta temperatura con el objetivo de destruir bacterias, virus, hongos, esperas y todo tipo de microbios.

De esta forma, el principio básico del funcionamiento de un equipo autoclave se basa en la generación de vapor de agua a alta presión, para que aumente así la temperatura a la que hierve el agua.

Un autoclave normal trabaja a presiones de aproximadamente 15 psi y a temperaturas de alrededor de 120 grados Celsius.

Gracias a estas condiciones es que el vapor puede penetrar en los materiales que se quieren esterilizar, eliminando cualquier forma de vida microbiana.

Lo cierto es que una de las principales razones por las que se recomienda el uso de un equipo autoclave es por su capacidad para destruir todos los tipos de microorganismos, incluyendo las esporas, que son particularmente resistentes a otros métodos de esterilización.

Además, el uso de vapor de agua es un método de esterilización que ofrece bastante seguridad y que además es ecológico, ya que no deja residuos tóxicos y se puede utilizar repetidamente sin riesgo de contaminación ambiental.

¿Qué materiales se esterilizan con autoclave?

A pesar de que se trata de un método para esterilizar piezas y herramientas bastante versátil, el autoclave no es adecuado para todos los tipos de materiales.

Por ejemplo los equipos electrónicos, así como algunos plásticos sensibles al calor no deben ser esterilizados con este método, debido a que se corre un alto riesgo de que el material sufra algún daño o de que se vea sujeto a una posible degradación.

Es por eso que los plásticos que se esterilizan en autoclave son típicamente de polipropileno o polietileno, ya que son materiales que pueden soportar las altas temperaturas de esta forma de esterilizar sin degradarse.

Por otra parte, los materiales que se esterilizan con un equipo autoclave se suelen encontrar normalmente en los laboratorios, tanto de investigación como clínicos, donde es obligatorio mantener un ambiente estéril para evitar la contaminación de las muestras que se están analizando.

También, los materiales textiles, como vendajes y ropa quirúrgica, se esterilizan con autoclave, lo que hace que no haya presencia de microorganismos que puedan causar infecciones.

¿Cómo se utiliza el autoclave en un proceso de esterilización?

Antes de iniciar el proceso de esterilización, las piezas o herramientas, si es posible, deben desarmarse y los materiales tendrían que empaquetarse en bolsas o envases diseñados para la esterilización en autoclave.

La carga del autoclave debe realizarse siguiendo las recomendaciones del fabricante y los objetos deben colocarse de manera que no bloqueen las entradas y salidas del vapor. Se deben utilizar rejillas y soportes para maximizar la exposición de todos los materiales al vapor.

El ciclo de esterilización con un autoclave es un proceso que debe seguir una serie de pasos, los cuales serían los siguientes:

  • Purga de aire: La eliminación del aire presente en la cámara del autoclave, el cual se reemplaza por vapor de agua.
  • Aumento de temperatura y presión: El autoclave incrementa la temperatura y la presión hasta alcanzar los niveles necesarios para la esterilización.
  • Tiempo de esterilización: El material se mantiene a la temperatura y presión deseadas durante un tiempo que varía según la carga y los materiales a esterilizar.
  • Descenso de presión y temperatura: Al finalizar el tiempo de esterilización, el autoclave reduce gradualmente la presión y la temperatura para evitar daños a los materiales sensibles.

Si quieres saber más sobre cómo utilizar un equipo autoclave para esterilización, o quieres conocer nuestra oferta de autoclaves, contacta con nosotros.

 

¿Necesitas ayuda?

Nuestro equipo de Ventas estará encantado de ofrecerte una solución adaptada a tu negocio.

Contacta con Ventas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *